jueves, 6 de marzo de 2014

Quizás

Quizás,
no sé cuán largo sea el camino.
Quizás,
más amplio que mi destino.
Quizás,
cuando esto leas no haya más que vacío.

Vacío…
vacío provocado…
vacío natural,
orgullo herido,
inconsciencia infinita.

Abuelos ateridos por el frío de la ignorancia,
nietos huérfanos de las tragedias y comedias de sus ancestros.

Quizás,
quizás entonces,
otra abuela ignorada, menospreciada,
entre sus achaques,
pueda entender la crueldad de sus actos.

Quizás,
cuando sea olvido,
puedas entender lo mucho que te he querido.
Quizás entonces,
cuando Cronos haya borrado mi nombre de la faz de los vivos,

puedas comprender el daño que nos has infringido.

1 comentario:

Sombra Gris dijo...

Doloroso y duro...no siempre la poesía es un bálsamo...pero al menos es una válvula por la que filtrar el dolor...hacerlo más soportable...un abrazo , Pepe